Mis 3 aliados durante la lactancia. ¿Los conocías?

Ser madre primeriza no es moco de pavo, pero cuando “repites”, aunque la experiencia sea un grado hay un aspecto negativo que aumenta: el cansancio.

Aparte de llevar una alimentación e hidratación correctas, si además das lactancia materna es probable que el agotamiento se apodere de ti.

Estos son mis 3 aliados de farmacia para estar al pie del cañón y mantenerme con energía:

Hierro

Después de la pérdida de sangre durante el parto/cesárea aunque durante el embarazo hayas mantenido unos buenos niveles de hierro en sangre es probable que tengas anemia.

Floradix

Personalmente, tengo problemas intestinales que se agravan cuando tomo hierro.

Empecé tomando Floradix de Salus, un complemento vitamínico natural que contiene hierro y que me funcionó perfectamente en el primer embarazo (¡Atención! Apto para vegetarianos, viene en formato pastillas o jarabe).

Pero a mitad de este último embarazo estaba agotadísima, con taquicardias, sin energía y pillando todos los catarros que se me presentaban. TO-DOS.

Fisiogen (Hierro sucrosomado)

El ginecólogo quería que tomase hierro más potente, de farmacia, pero me negué… Y entonces me habló de Fisiogen de Zambon.

Según él, su presentación hacía que su absorción fuese diferente, directamente en el intestino, que no afectaba a nivel gástrico, blablabla.
Yo lo miraba con desconfianza…
Me hizo una receta de su versión Forte a mano al tiempo que me decía que no entraba por la Seguridad Social. Me lo vendió de tal manera que parecía ser una suerte de panacea para mí.

No le creí.

Mis niveles de hierro en los análisis, ligeramente bajos, no eran alarmantes. Seguí con 3 pastillas de Floradix al día. Intenté bajar de revoluciones, hacer menos cosas, pero ni así me encontraba mejor…
Así qué, finalmente, lo tomé.
No noté mejoría inmediata, pero tampoco ningún otro síntoma.
Pasaron un par de semanas y después de un fin de semana en Zaragoza en el que andé más que haciendo el camino de Santiago me di cuenta de que las capsulitas me habían devuelto la energía y la salud. Y todo a cambio de un ligero estreñimiento (de 2 días máximo).

Cuando di a luz a mi segunda hija el agotamiento, la palidez, los “mareíllos”… Volvieron a hacerse presentes en mi vida.
Seguía tomando una cápsula al día más las vitaminas de lactancia que también contienen hierro, pero nada…
Al tercer día se lo comenté a la matrona y me dijo que tomase las de lactancia más 2 cápsulas de Fisiogen Ferro Forte. Al cabo de una semana me empecé a encontrar mejor y, ahora, a las 7 semanas del parto, ya me he recuperado y la matrona me ha dicho que puedo dejar de tomarlas.

Después de este rollo que he metido lo que quiero decir es: Si tenéis problemas con los hierros de farmacia, preguntadle a vuestro médico acerca de este complemento alimenticio.
Y, para propiciar una buena absorción, nunca tomar el hierro con leche o derivados lácteos, calcio o anti-ácidos. Dejar 2 horas de margen.

Estas cápsulas solo llevan hierro y vitamina C. Aunque un poco caro (ahora lo compro por internet, me sale algo más barato), es muy efectivo.

Mastitis

Yo no sabía lo que era una mastitis… Hasta hace unas semanas. Con mi primera hija no me pasó nunca: ni obstrucciones ni nada. De hecho no llegué ni a usar sacaleches…

Pero durante esta primera ola de calor, de repente, me dio un montón de fiebre y yo lo achacaba a los aires acondicionados hasta qué… ¡horror! Un dolor en el pecho solo con el mero roce y unas zonas de los más enrojecidas y endurecidas…

Resulta que la mastitis puede ser debida a mala nutrición, a estrés, a problemas con la lactancia, a saltarse alguna toma, a problemas con el frenillo del bebé que dificulten la succión… No-tenía-ni-idea y aún hoy no sé porqué pasó. Y por mucho dolor o infección que haya en el pecho el bebé no debe dejar de mamar ya que sería peor… ¡hay que vaciar ese pecho! Y no es perjudicial para él. De hecho se le tiene que ofrecer el pecho afectado cada vez para que lo vacíe, masajearlo para deshacer las obstrucciones, etc.
Por fortuna en un par de días lo solucioné y cuando fui al ginecólogo ya solo quedaba el recuerdo…

¿Cómo lo solucioné? Pues poniendo a mi pobre lactante a lactar en posiciones dignas de un acróbata, puesto que la zona que más vacían es donde se sitúa su mentón y, cómo no, mi cuadrante más afectado era el superior más próximo a la axila.

Pero hace una semana el cuadro se estaba repitiendo y acudí a la matrona, que confirmó mis sospechas…

Lactanza Hereditum

Ayuda a regular el equilibrio de la flora mamaria y reduce el índice de mastitis. No es perjudicial para nuestro hijo.

Yo creía que me iba a recetar antibiótico pero prefirió recetarme unos probióticos y que si no mejoraba, volviese.
También un sacaleches, aunque su recomendación fue que el mejor sacaleches es el propio bebé.

Lactanza hereditum de Angelini son unas pequeñas -¡y carísimas!– cápsulas a base de Lactobacillus fermentum Lc40 con un sabor poco agradable. 34e el bote de 28 unidades en mi farmacia de confianza. Pero doy fe que efectivas.
Aunque en la caja recomienda una cápsula por día mi matrona me recetó 2 al día durante una semana y luego una al día hasta terminar el bote. A raíz de eso busqué opiniones por internet y parece que funciona a las mil maravillas.

La mastitis es uno de los principales motivos por los que se abandona la lactancia. Por lo que si se repiten es interesante ir más allá e investigar la causa de éstas a través de nuestros médicos y/o de una asesora de lactancia.

Gestagyn Lactancia

Estas cápsulas no llevan azúcar, gluten, ni lactosa. Me encantan: fáciles de tragar, con un ligero sabor que no me resulta desgradable, no me afectan a nivel gástrico… Y bastante completas.

Gestagyn lactancia

Gestagyn lactancia

El Ácido docosahexaenoico de microalgas contribuye al desarrollo cerebral y visual del lactante de LME.
La biotina, selenio y zinc ayudan al mantenimiento del cabello. Y el hierro y la vitamina C ayudan al sistema inmunitario y a reducir cansancio y fatiga.

Me están funcionando muy bien, noto mejora con las que las que tomé en mi primer embarazo.
Hasta aquí mi recomendación de hoy. Esto es simplemente mi experiencia, siempre consulta con tu médico o farmacéutico antes de tomar un medicamento o complemento vitamínico.

7 Replies to “Mis 3 aliados durante la lactancia. ¿Los conocías?”

  1. Yo tampoco sabía que era la mastitis etc es duro dar pecho y aunque yo no era mamá primeriza e de decir que del segundo si fue la primera experiencia que tuve y aunque es súper maravillosa………es dura,difícil

  2. Por suerte no se lo que es una mastitis en carne propia! Casi casi con la subida de la leche pero el gordis espabila y me vació… menos mal…
    Durante los primeros 6 meses he estado tomando las gestagyn lactancia porque también las tomé en el embarazo y me han ido de maravilla❤

  3. Que post más interesante. En algunos casos coincidimos , sobre todo en el tema del hierro que aunque me lo controlaron bastante si es verdad que tuve que tomar a última hora .

  4. Yo no tuve mastitis porque solo le pude dar un par de meses el pecho. Pero si es verdad que por lo que leo de otras compañeras es duro.

  5. Yo también soy propensa a tener anemia, durante los embarazos y fuera de ellos. También me sienta mal El Hierro, la próxima vez que lo necesite probaré alguna de tus recomendaciones. De lo que me he librado por ahora ha sido de las mastitis! Un post muy interesante

  6. Yo he tenido que tomar durante el embarazo fisiogen Ferro y la verdad que me va muy bien, los análisis me salen mejor pero todavía no lo puedo dejar, mi ginecólogo también me indicó que era de lo mejor del mercado .

  7. Uy útil el post! Yo también utilice lactanza! Y me fue genial. Aunque es carísimo!! El resto no los he probado, pero si tengo un segundo embarazo, ya sé por donde empezar!

Deixa un comentari